Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son muy comunes. Existen decenas de tipos de enfermedades de transmisión sexual. A menudo no presentan síntomas, al menos no al principio. Si no son tratadas, las ETS pueden causar serios problemas de salud.

 

La buena noticia es que la mayoría de ETS son curables y/o tratables.

 

Si eres sexualmente activo, es una de las cosas más importantes que puedes hacer para proteger tu salud. Las pruebas de ETS no siempre son parte de un chequeo regular o visitas al ginecólogo . Asegúrate de tener una conversación abierta y honesta sobre tu historial sexual y otros riesgos contraer de ETS con tu médico. Para saber con seguridad tu estado de ETS, solicita hacerte la prueba.

 

Hacerte la prueba es rápido y fácil. Tu proveedor puede tomar una muestra de sangre, una muestra con un cotonete una muestra de orina. En el caso de los cotonetes hay tres sitios que tu proveedor de salud puede analizar: la garganta, el recto y los genitales. Tu proveedor puede elegir la o las pruebas de ETS que mejor se adapten a las necesidades de tu salud sexual, dependiendo del sexo que tengas, y si haz estado expuesto a alguna ETS.

 

Si no te sientes cómodo hablando sobre las ETS con tu proveedor médico de siempre, existen muchas clínicas que ofrecen pruebas confidenciales gratuitas o de bajo costo. Encuentra un lugar cerca de tí para hacerte la prueba aquí. (please insert hyperlink in word “aquí”)

 

¿Cuál prueba de ETS debes hacerte?

 

A continuación se muestra una breve descripción de las Recomendaciones para Pruebas de ETS: (please insert hyperlink in “Recomendaciones para Pruebas de ETS:”)

 

  • Todos los adultos y adolescentes de 13 a 64 años deben hacerse la prueba del VIH al menos una vez.
  • Todas las mujeres sexualmente activas y menores de 25 años deben hacerse la prueba de gonorrea y clamidia una vez al año. Mujeres mayores de 25 años deberían hacerse la prueba de gonorrea y clamidia una vez al año si existen factores de riesgo como una nueva pareja o varias parejas sexuales, o una pareja con una ETS
  • Todas las mujeres embarazadas deben hacerse la prueba de sífilis, VIH y hepatitis B en las primeras etapas del embarazo
  • Todos los hombres gay y bisexuales que son sexualmente activos deben hacerse la prueba de sífilis, clamidia y gonorrea al menos una vez al año. Aquellos con varias parejas o parejas anonimas deberian checarse mas seguido (es decir de cada 3 a 6 meses). Los hombres gay y bisexuales con vida sexual activa se benefician de pruebas de HIV más frecuentes (cada 3 a 6 meses). Cualquier persona que tenga relaciones sexuales sin protección o que comparta equipos de drogas inyectables debe hacerse la prueba del VIH y del VHC (virus de hepatitis C) al menos una vez al año.

 

Clamidia

La clamidia es una de las ETS más comunes on un estimado de 1.7 millones de casos nuevos al año en los Estados Unidos. Muchas personas que tienen clamidia no lo saben. A menudo no presenta síntomas. Si no es tratada, la clamidia puede causar infertilidad y dolor tanto en mujeres como en hombres. Una vez diagnosticada, se cura fácilmente con antibióticos.

 

Gonorrea

La gonorrea es común especialmente entre los adolescentes y las personas en sus 20’s. Algunas veces llamada en inglés “the clap” (el aplauso) o “the drip” (el goteo), la gonorrea podría no mostrar síntomas. Si no es tratada, puede causar infertilidad y dolor tanto en mujeres como en hombres. Una vez diagnosticada, se cura fácilmente con antibióticos.

 

Hepatitis

La hepatitis es una enfermedad grave pero prevenible que afecta el hígado. Existen tres tipos principales de esta enfermedad hepática, hepatitis A, B y C, y cada una se transmite de manera diferente. Existen muchas maneras en las que puedes reducir las probabilidades de contraer hepatitis: vacúnate contra la hepatitis A y B. Usa al condón durante las relaciones sexuales. No compartas agujas cuando uses drogas. Practica una buena higiene personal como lavarse las manos correctamente. No uses los artículos personales de una persona infectada. Algunos tipos de hepatitis son curables.

 

Herpes

El herpes es una ETS que puede causar llagas en los genitales y/o en la boca. Se estima que 1 de cada 6 personas en los Estados Unidos tiene herpes genital y no existe cura. Sin embargo, los medicamentos recetados pueden aliviar los síntomas y disminuir las probabilidades de transmitir el virus a otras personas. El herpes puede ser doloroso pero generalmente no conduce a problemas de salud graves.

 

VPH

El VPH (virus del papiloma humano) es la ETS más común con un estimado de 14 millones de casos nuevos en los Estados Unidos cada año. Existen más de 150 tipos diferentes de VPH y aunque algunas formas de VPH causan verrugas genitales, muchas no provocan ningún síntoma. La vacuna contra el VPH protege contra ciertos tipos que están asociados con las verrugas genitales y el cáncer cervical.

 

Sífilis

La sífilis es una ETS que a menudo no provoca ningún síntoma. Si no es tratada, puede causar daños permanentes, como ceguera o parálisis. La sífilis se transmite de persona a persona por contacto directo con una llaga sifilítica, conocida como chancro. La transmisión de la sífilis puede ocurrir durante el sexo vaginal, anal u oral. Además, las mujeres embarazadas con sífilis pueden transmitir la enfermedad al feto. La sífilis congénita (la sífilis transmitida de mujeres embarazadas a sus bebés) es una gran preocupación en los Estados Unidos. Una vez diagnosticada, se cura fácilmente con antibióticos.

 

Tricomoniasis

La tricomoniasis, a veces abreviada en inglés como “trich”, a menudo no muestra ningún síntoma. Se estima que 3.7 millones de personas viven con tricomoniasis en los Estados Unidos. La tricomoniasis generalmente no es grave y puede ser curada en la mayoría de los casos. Una vez diagnosticada, se cura fácilmente con antibióticos.